domingo, 11 de enero de 2009

Charles R. Darwin y el devenir de las especies




La máxima de Heráclito, "sólo el cambio perdura", es, en mi opinión, una de las más certeras: todo cambia, todo evoluciona en este mundo. Los seres vivos, y entre ellos el ser humano, no son la excepción a la regla, más bien todo lo contrario, en su propia esencia está la mutabilidad. De ello se dio cuenta en el siglo XIX Charles R. Darwin (1809 - 1882), cuya teoría de la evolución de las especies levantó, y aún levanta en alguna medida, airadas polémicas. Ocurre siempre que una teoría trasciende el ámbito meramente científico y agita la mente de filósofos o de teólogos.

Este año se cumple el bicentenario del nacimiento del gran naturalista británico y, además, el 150 aniversario de la publicación de su obra cumbre, El origen de las especies por medio de la selección natural, que vio la luz el 24 de noviembre de 1859. La expectación era tal que se agotó el mismo día que se puso a la venta.

Del Diccionario de citas científicas de Alan L. Mackay (Edicines de la Torre - CSIC, Madrid, 1992) recogemos aquí tres citas de Charles Darwin muy significativas y que el lector sabrá valorar:

1. "A esta conservación de las variaciones y diferencias individualmente favorables y a la destrucción de las que son perjudiciales, la he llamado selección natural o supervivencia de los más aptos. Las variaciones que no son útiles ni perjudiciales no serían afectadas por la selección natural y quedarían abandonadas a un elemento fluctuante".

2. "No veo razón válida alguna para que las opiniones expuestas en este libro hieran los sentimientos religiosos de nadie".

3. "Los hechos falsos son muy perjudiciales para el progreso de la ciencia, porque a menudo duran mucho; pero las visiones equivocadas, si están basadas en alguna realidad, hacen poco daño, pues todo el mundo obtiene un saludable placer en probar su falsedad".

(Las dos primeras citas están extraidas de El origen de las especies)

Asimismo encontramos vídeos muy interesantes en youtube sobre la biografía de Darwin y la evolución.

(Procedencia de las fotos: Darwin, http://science-stories.org/; caricatura de Darwin y la evolución, http://www.tulane.edu/)


9 comentarios:

Pepe Garrido dijo...

El blog no sólo mantiene un nivel brillante sino que mejora cada día más y se hace más atractivo. ¡Enhorabuena!. Me gustaría si fuese posible usar esta entrada para trabajar con mi alumnado en clase de "Ciencias para el Mundo contemporáneo". Gracias anticipadas.

Bernardo Rivero dijo...

Por supuesto, Pepe.
Gracias a ti.
Bernardo

Z dijo...

Hola, soy nuevo por estas zonas. Me gustaría decir unas cuantas cosas:
Lo primero, es que me ha encantado el blog. Y como dice el señor Pepe Garrido tiene un nivel brillante, eso es incuestionable.
Lo segundo, leyendo las citas de Darwin, pude observar que dijo que no existían razones para poder ofender las ideas religiosas. Ojalá pudiera estar frente a él y poder discutir ese tema. En mi opinión la mayoría de creyentes son muy sensibles con este tema y no dudan en alzarse contra estas ideas de la evolución.
Por último, quisiera proponer mi idea sobre la evolución de algunas especies. Pienso que las especies que no necesitarían adaptarse a ningún cambio no deberían evolucionar, o sino solo se producirían cambios para la reproducción. Por favor, me gustaría discutirlo con alguien que tuviera una idea.

Bueno, me despido, un gran abrazo y hasta pronto.
Firmado:
Z

Javier dijo...

Hola señor Rivero, soy Javier Delgado, uno de los alumnos del profesor José Garrido, me ha gustado lo escrito anteriormente, porque admiro el trabajo de Darwin y esto, amplia mis conocimientos acerca de él. Me gustan los vídeos de ‘youtube’ que ha puesto como enlace, se ve que los ha buscado bien. En el vídeo titulado ‘evolución’ se dice que Darwin no llegó a conocer las teorías y los estudios del ‘padre de la genética’, Mendel, pero en realidad vivieron y trabajaron en la misma época, aunque sus trabajos no llegaron a relacionarse hasta los años treinta y cuarenta, creando lo que se conoce como neodarwinismo. Yo creo si se hubieran conocido y trabajado conjuntamente y otros científicos como Dobzhansky, Simpson, Mayr y Huxley no hubiesen tenido que relacionar sus teorías, hoy en día poseeríamos unos conocimientos de biología más avanzados, puesto que el transcurso que va desde las respectivas publicaciones de sus obras hasta los 40’, se habría dedicado a seguir avanzando con estos conocimientos como base.
Las teorías evolucionistas nos hablan de una continua evolución de las especies a lo largo del tiempo, pero me surge una pregunta, ¿y si una especie llegase hasta un punto en el que no le fuese necesario evolucionar porque estuviesen cubiertas todas sus necesidades? ¿A qué selección natural está sometido el ser humano?

jose carlos dijo...

El texto que aquí se nos presenta nos da una amplia información de las teorías desarrolladas por el genial personaje histórico que fue Darwin, el cual centró todo su interés de investigación en conocer la evolución de las especies de animales.
Si la cita “sólo el cambio perdura”no supiéramos de quien es, se le podría adjudicar a Darwin, ya que el plantea que la evolución de la especie natural es aquella que sobrevive al paso del tiempo.
Esta misma teoría de la selección natural del más fuerte, podemos conocerla en la especie humana por medio de las excavaciones arqueológicas que nos van descubriendo, poco a poco, la evolución que sufrió el hombre desde sus inicios en el continente africano.
Pero ¿qué supuso para la época la publicación de la obra "El origen de las especies por medio de la selección natural"? Podemos imaginarnos que fue una gran novedad que alguien fuera capaz de contradecir las teorías providencialistas que enseña el cristianismo, ya que Darwin presentó la evolución de las especies mientras que el cristianismo planteaba la creación por Dios de todas las especies humanas así como la creación del Hombre, a su imagen y semejanza.
A él se enfrentaron grandes personajes del momento, pero sus pensamientos fueron cuajando en la mentalidad de la época y poco a poco se fueron adoptando e influyendo en el estudio de la Historia, así como en la práctica de la arqueología.
Casi dos siglos después de la publicación de esta gran obra, aún hay gente hoy día que niega totalmente estas teorías y, habría de decirles, que si la evolución de las especies no fuera algo cierto aún viviríamos en la Prehistoria como hombres de Cromagnon y que no hubiéramos sido capaces de crear un ordenador o, incluso, la Bomba Atómica. Bajo mi punto de vista, creo que siempre tendremos un factor externo o una inquietud interna que nos hará avanzar como seres humanos.

José Carlos Poó Sanabria

Bernardo Rivero dijo...

Muchas gracias, Z, y alumnos de Pepe Garrido. En este blog son siempre bien recibidos aquellos que siguen el lema clásico, "Sapere aude". Somos decididos y queremos saber. Y ello a pesar de la inquietante frase de Albert Einstein: "Cada vez sabemos más y entendemos menos". Y es que la ciencia es así. Nuevos descubrimientos nos plantean nuevos interrogantes, en una búsqueda sin término, como pensaba el filósofo Karl Popper. Acaso sea esto, precisamente, lo que más nos atrae de la ciencia.
Saludos. Bernardo Rivero.

Victor Manuel dijo...

Me ha parecido muy interesante la relación que se ha hecho entre el devenir de las especies con el “padre” de la selección natural como es Charles Darwin, naturalista y biólogo del siglo XIX.
Para Darwin la ciencia era algo impresionante, ya que hizo un viaje alrededor del mundo, observando toda clase de especies, que duró cerca de cinco años. Acabo de hacer un trabajo recientemente sobre Darwin y sobre la evolución de las especies y todo lo que se ha comentado en este artículo me ha resultado muy gratificante y ha completado lo que llegué a conocer de este intrépido científico, dado que desconocía las citas que de él ha puesto.
Estas citas nos ofrecen una vista más clara de lo que le importaba a Darwin la ciencia, ya que como se dice en la tercera, la ciencia es muy importante como para que alguien haga afirmaciones falsas o sin pruebas claras para ello.
Según mi opinión, no me parece justo que la gente, y no lo digo únicamente por este artículo, se “acuerde” de Darwin en su bicentenario, sino que durante todos los años han de hacerse investigaciones y artículos sobre él; porque únicamente he visto sus artículos en estos últimos años, puede ser coincidencia pero no lo creo.
Para finalizar, quiero mostrar mi admiración por el naturalista del que estábamos hablando, pues con sus indagaciones en el ámbito de la ciencia ampliamos mucho nuestros conocimientos en él; Darwin es, para mí, uno de los investigadores más influyentes de la historia porque hizo que hasta la Iglesia tuviera que reconocer las teorías que propuso, como la de la evolución natural, según unas palabras que dijo el anterior Papa Juan Pablo II.

Jorge dijo...

“Charles Darwin. Autor de “El origen de las especies” y otras obras sobre ciencia natural”

Triste frase que reza en la lápida del naturalista británico gracias al cual hoy día sabemos de dónde descendemos y de quiénes. Siendo alguien cuyos descubrimientos cambiaron el curso del mundo y de sus seguidores, en mi opinión y en la contraria a aquellos que grabaron dichas palabras en su tumba, hubiera dedicado algo más que una simple dedicatoria.

Pero dejando de lado esta breve cuestión y centrándome en los vídeos expuestos anteriormente y las citas célebres de las que estoy interesado, me gustaría comentar algunos detalles de tal individuo.

En primer lugar, este hombre merece un gran aplauso por todo lo descubierto y por tal sacrificio empleado en ello. Lástima que no esté para percibirlo, o quién sabe si tal vez se encuentre en algún lugar divino, lejos de todo pensamiento científico. Aunque sabiendo cómo están las cosas hoy en día con la religión y dejando un comentario en un blog de ciencia, por cierto cabe decir que está muy bien elaborado, no es buena idea referirme a ello.

Los descubrimientos de Darwin nos proporcionan puntos de vista muy abstractos a la vez que interesantes. Las especies han ido evolucionando a lo largo del tiempo de forma ejemplar, ya sea debido a vencer aquellas dificultades que se les presentaban o por razones divinas, sea lo que fuere tanto el ser humano como el perro que actúa como animal de compañía del mismo han ido evolucionando a lo largo de millones de años, y me parece curiosa la idea de que en todos estos años de existencia solo se haya llegado a los pensamientos del excelentísimo naturalista, hasta mediados del siglo XIX.

Puesto que no soy alguien para hablar de este tipo de ideas, y mucho menos intentar entenderlas me gustaría recordar que todo aquello que sube, acaba bajando, sea por una razón u otra. Si los seres humanos hemos ido “aumentando” nuestras capacidades, ya sean para relacionarnos o simplemente para existir, y hemos empleado para ello miles de millones de años… ¿Qué ocurrirá cuando la raza humana llegue a su esplendor? Comparto dicha cuestión con mi compañero de clase Javier Delgado, aunque mi respuesta no esté concretada en su comentario:
Desde mi punto de vista, una vez que el ser humano llegue a su etapa de “perfección”, si es que para entonces el Sol no haya acabado con nosotros, podrá volver a “descender” evolutivamente. Pero… lamentablemente para todas estas ideas con más estupidez que certeza existen las ESTUPENDAS preguntas ¿y si…?

Aquí dejo algunas propuestas:

¿Y si el ser humano, en lugar de ir “aumentando” a lo largo de millones de años ha ido descendiendo?

¿Somos un estorbo en la evolución?

¿Qué piensan nuestros “familiares” los primates de todo esto? (si es que piensan, claro).

¿Y si una vez llegado a la “perfección” humana, comenzamos a evolucionar de forma descendente?

¿Y si otra especie llega a evolucionar tanto como la humana? ¿Guerra de especies?

JORGE RODRÍGUEZ ARROYO

1º BACHILLERATO A

Enhorabuena por el Blog, Sr. Rivero.

Manuel Vázquez dijo...

Tras tantos años desde la muerte de su descubridor, la teoría Darwinista aun continúa como primaria para los científicos modernos. Tras humillaciones públicas, tormentos y amenazas, Darwin consiguió llevar adelante en lo que él creía.
Tantos años sumidos bajo el poder eclesiástico han conseguido cegar a la muchas personas, para que no vean el proceso de nuestra propia creación. Aunque esto solo es una pequeña parte de lo que la iglesia ha ocultado o intenta ocultar.
Si la iglesia católica aceptara esta teoría, destruiría todo lo que ellos han fundado y nadie creería en su palabra.
Aun así, siempre existirán personas de ideas contrarias, y serán capaces de defenderlas aunque corra sangre. Desgraciadamente esta teoría es totalmente cierta, según como se vea. Pero la verdad seguirá siendo verdad por mucho que duela.
Manuel Vázquez Infantes