jueves, 10 de diciembre de 2009

Enseñar ciencias



La enseñanza de las ciencias es algo muy serio; por eso debemos procurar que no falte nunca el humor en clase.

[Imagen: Portada del libro Si Galileo levantara la cabeza. El enigma del botijo y otras investigaciones curiosas y extravagantes perpetradas en nombre de la ciencia; Ed. Robinbook-Ciencia Ma Non Troppo, 2004, de ÓSCAR GIMÉNEZ. Buen ejemplo de cómo tratar ciertos aspectos de la ciencia con gran dosis de humor, tan necesario siempre]