domingo, 4 de enero de 2015

Alessandro Volta (no sólo la pila). Parte 2ª.

[Delante del Templo Voltiano, en Como (Lombardía; Italia). El monumento alberga un museo dedicado al inventor de la pila eléctrica. B. R. (enero de 2014)]

[Estatua que representa a la Ciencia en la entrada del Templo Voltiano (Como)]


Las primeras investigaciones de Volta sobre la electricidad versaron sobre las dos clases de electricidad al frotar un cuerpo con otro, estableciendo así una escala de electrización: vidrio (+)/ piel de gato/ seda/ uñas/ resina (-). Pero su primer trabajo importante fue la invención [o perfeccionamiento] , en 1775, del electróforo (vídeo aquí), que describe en una carta a Priestley, y que consta de un plato de estaño recubierto de una pasta aislante (él probó varias, como lacre, azufre o cera) y encima una especie de escudo metálico con un mango aislante de vidrio. Cuando se carga el escudo con una máquina eléctrica y se levanta, se produce una descarga cuando se acerca una mano, y esto ocurre cuantas veces se repita la operación. Este electróforo le dio fama a Volta en toda Europa. Unos años después lo convierte en un condensador con una capa muy fina de barniz, o de goma, entre dos disc os metálicos; con él logró producir chispas con la electricidad atmosférica.

También construyó Volta un electroscopio con dos pajitas encerradas en un recipiente (en lugar del antiguo con dos bolitas de médula de saúco descubiertas) que terminaba exteriormente en una bola metálica (el electroscopio de panes de oro fue inventado algo después por Abraham Bennet).

Asimismo inventó Volta el electrómetro condensador, que consistía en un electroscopio cuyo vástago termina en un platillo conductor que se enfrenta a otro paralelo a él y móvil con un mango aislante, formando un condensador. Al cargar éste y alejar el segundo platillo se separan las hojas del electroscopio, lo que servía para medir la diferencia de potencial (o tensión, como decía Volta) entre los dos platillos. Modernamente, para medir la diferencia de potencial se usan los electrómetros como el de Lord Kelvin (William Thomson; 1824 - 1907).

En 1778 Volta descubre el metano (que llamó "gas inflamable de los pantanos" para distinguirlo del otro gas inflamable que era el hidrógeno) y estudia su inflamación por la chispa eléctrica, e incluso idea una lámpara para este gas. También se le debe el eudiómetro (del griego "eudía", tiempo sereno, y "metron", medida), basado en la recogida de gases en un tubo introducido en una cuba con agua (como hacía Priestley), graduado para medir volúmenes de gases en los que se producía una chispa eléctrica, como hizo Volta al estudiar la combustión del hidrógeno con el oxígeno del aire.


[Placa conmemorativa del centenario de la pila eléctrica (1799 -1899), en honor a Volta, "por los telegrafistas de todas las naciones". Interior del Broletto, antiguo ayuntamiento o palacio comunal del siglo XIII, junto al Duomo, en la ciudad natal de Alessandro Volta: Como. Foto: B. Rivero (enero de 2014)]

(...)

(Continuará)


Texto: FERNANDO RIVERO GARRAYO (2001).

Fotos: Bernardo Rivero Taravillo (viaje a Lombardía, Italia; enero de 2014).