sábado, 10 de octubre de 2009

Crisis económica, presupuestos e investigación

En tiempos de dura crisis económica tenemos que "apretarnos el cinturón", nos dicen. Y creemos que debe ser así, siempre y cuando se lo aprieten más (mucho más) los que más tienen y no se deje a su suerte a los sectores sociales más desfavorecidos (y, por tanto, más necesitados de nuestra solidaridad) y a los servicios públicos indispensables, como la sanidad y la educación.

Ante las perspectivas de recorte presupuestario en investigación (a pesar de que la ministra Garmendia intenta tranquilizarnos) se han hecho oír numerosas voces mostrando su inquietud y preocupación. Como comentamos en este blog incluso el escritor Antonio Gala, que no tiene relación alguna con el mundo de la investigación científica (al menos que sepamos), lanzó un serio aviso desde su tronera del peligro que supondría una rebaja presupuestaria en ciencia.

Y ahora, el propio ministro de Educación, Ángel Gabilondo, es quien, en entrevista concedida al diario El Mundo (publicada el pasado 7 de octubre) puntualiza con firmeza:

"Precisamente en tiempos de dificultades, no hay que recortar el presupuesto en ciencia, en universidades o en investigación".

Sí, precisamente en tiempos de crisis, no puede limitarse el combustible del motor de desarrollo de una nación.